Envío gratuito a toda Colombia en todos los Kits!

Proceso de Elaboración

Nuestros jabones son elaborados implementando la saponificación en frío, una reacción química entre las grasas (aceites y/o mantequillas) y el álcali (soda cáustica). Esta es considerada una reacción total que continúa hasta que uno de los reactivos, la soda en el caso de los jabones, se agota. Una vez agotada la soda, sólo queda el aceite, lo que se llama “sobre engrasado”, y es un método que aporta una mayor suavidad al producto final, además de propiedades nutritivas. El jabón debe entonces permanecer en maduración o tiempo de secado.

Como los ingredientes no se calientan y sus propiedades naturales se conservan, nuestros productos son indicados para el cuidado natural. No son agresivos y  son ricos en glicerina, la cual se obtiene naturalmente durante el proceso de saponificación. 

 

   

Aceite de oliva (Olea Europea Oil): Sus múltiples propiedades lo convierten en un ingrediente esencial en nuestros jabones. Tiene la capacidad de limpiar profundamente y de proteger e hidratar la piel de una manera natural. Es absorbida naturalmente por la epidermis y proporciona una defensa contra la desecación. El aceite de oliva previene el envejecimiento de la piel gracias a que contiene vitamina E y polifenol.

Aceite de almendra (Prunus amygdalus dulcis): Calma irritaciones, grietas y picores externos. Ayuda a sanar, proteger y suavizar la piel restaurando su elasticidad por eso es un muy ingrediente para combatir los signos de la edad. Rico en vitaminas A y E, suaviza, hidrata y fortalece el cabello. Mejora la textura del cabello.

Aceite de ricino (Ricinus communis): Es emoliente y suavizante gracias a su alto contenido en ácidos grasos. Fortalece la barrera natural de la piel facilitando procesos de reparación y curación. El aceite de ricino también tiene propiedades antiinflamatorias y analgésicas, que le permite aliviar las molestias de la piel seca o muy seca. Estimula el crecimiento del cabello. También nutre y fortalece la fibra capilar.

Aceite de coco (coco nucifera oil): Hidratante y limpiador. Su composición lo convierte en un aceite vegetal apto para todo tipo de pieles, especialmente las secas y sensibles. Suaviza el cabello seco. Protege y fortalece el cabello dañado. Participa a la reducción de la placa dental, humecta, suave y ayuda en el control bacteriano.

Manteca de cacao (theobroma cacao butter): Se obtiene de la presión en frío de los granos de cacao y es una grasa vegetal. Tiene un fuerte poder antioxidante y es un excelente humectante para la piel. También se recomienda para ciertas irritaciones o lesiones de la piel, gracias a su poder curativo. Ideal para pieles secas, dañadas o deshidratadas.

Ácido esteárico (Stearic acid): El ácido esteárico es un ácido graso saturado que es muy común en la naturaleza y especialmente en grasas vegetales como el chocolate (cacao) y la manteca de karité. Tiene propiedades emolientes que proporciona suavidad a las preparaciones cosméticas. También es espesante, nutritivo y protector gracias a su carácter filmógeno. Además ayuda a suavizar la piel y es ideal para pieles secas.

Carbón activado: Tiene una capacidad de absorción extremadamente poderosa que permite capturar y eliminar las impurezas. Purifica y elimina las toxinas sin dañar la piel.

Sodium Cocoyl-Isethionate (SCI): Es un tensioactivo suave y no irritante a base de aceite de coco. Es un agente limpiador, espumante y biodegradable.

Orange Powder / Polvo de naranja: Tonificante que estimula el cuero cabelludo, haciendo que el cabello brille, sea más suave y flexible.

Avena Sativa Powder / Avena en polvo: Cereal reconocido desde hace mucho tiempo como un agente calmante de la piel. Es eficaz para nutrir el cabello seco y sirve como acondicionador.

Queratina: Es una proteína natural que actúa como una película protectora sobre el cabello. Mantiene la hidratación natural del cabello y restaura el brillo.

Vitamina E: Es un antioxidante, antibacteriano y antifúngico, además de ser un conservante natural.

Aluminium Silicate (bentonita) / Arcilla verde: Es una roca que contiene muchos minerales y oligoelementos. Equilibra la producción de sebo.

Ylang-Ylang: Aceite esencial

Leche de Magnesia: Es una sustancia alcalina capaz de neutralizar los ácidos carboxílicos que componen el sudor y que son responsables de los olores de la transpiración.

Kaolín/Caolín: El kaolín es una de las arcillas suaves para la piel, por lo que es especialmente adecuado para pieles secas y sensibles. Participa en el equilibrio del cuero cabelludo. Purifica los cabellos grasos sin dejar atrás los cabellos secos, apagados y desvitalizados

Carbonato de Calcio: Tienen propiedades purificadoras y limpiadoras que respetan y protege los dientes.